miércoles, 21 de febrero de 2007

dos poemas

Goce

En mi goce
veo mi muerte
como observo
un despeñadero,
una montaña tormentosa,
o un lago
gélido.

En mi goce
está mi carne
mis ojos
mi sangre
frágil.

Y sospecho
que el goce no es tan mío;
(es prestado).
Pertenece
a las edades de la vida
y a todo lo que existe.

Alguien escribió
el goce dentro de mí.
Cuando lo pronuncia
me pronuncia
y sólo tiemblo.

***

Estrella fugaz

Las estrellas fugaces no son
esos granos de arena
incandescentes
que parecen rayar el cielo como las chispas de un cincel,
sino nosotros
que no duramos ni el tiempo que tarda
la luz de todas las demás
en brillar en el cielo cercano.

1 comentario:

carax dijo...

Nomás paso para saludarte don Diego, y pa decirte que he disfrutado mucho tus últimos 3 posts. Porfavor, sigue posteando que leerte aquí es viajar contigo.
Saludos.